martes, 14 de marzo de 2017

MamaYe


Jóvenes activistas apoyan el día de la salud materna y del recién nacido en la ciudad de Bauchi, capital del estado de Bauchi, al noreste de Nigeria.

Mientras Nigeria se estaba preparando para las elecciones generales del 2015, el programa MamaYe (mamá se lo merece, en el dialecto nigeriano yoruba) dio un paso audaz para involucrar a los jóvenes de diferentes instituciones para comprometer a los aspirantes políticos en sus promesas de campaña, especialmente aquellas que tocaban la salud de las mujeres embarazadas y de los recién nacidos. Además de que los jóvenes involucren a los aspirantes políticos, exigieron que cuando asumieran el cargo prioricen las políticas de desarrollo de salud materna y neonatal.

La iniciativa tuvo lugar en los estados nigerianos de Bauchi, Kano y Ondo.

En el estado de Bauchi, pariciparon 29 jóvenes que, más tarde, se convirtieron en activistas de MamaYe en ese estado. Eran los mejores estudiantes y fueron nominados por sus profesores quienes también estaban interesados ​​en la idea por lo que identificaron y proporcionaron orientación a los estudiantes después.

Parte de lo que estimuló el interés de los estudiantes fue el desafío que lanzó el programa MamaYe al pedirles participar en un concurso de ensayo escribiendo a los candidatos políticos de sus comunidades. Uno de los estudiantes, inclusive, se entrevistó con el aspirante a Gobernador que más tarde ganó las elecciones. Si bien no se puede afirmar que esto haya contribuido a la intención del Gobernador de revelar su agenda para el desarrollo de la salud de madres y los bebés en el Estado, es un orgullo decir que MamaYe fue en gran parte un instrumento del proceso.

Pero, antes de que esto ocurriera, como parte del esfuerzo para asegurar la rendición de cuentas en la dispensación de políticas sobre salud materna y neonatal, se estableció lo que se llamó un Mecanismo de Rendición de Cuentas dirigido por el Estado a través de Comités de Evidencia, Defensa, Gestión del Conocimiento y de Comunicación. Los comités deben trabajar juntos para lograr el propósito de asegurar que quienes están a cargo de la formulación de políticas sean responsables ante los electores y utilicen suficiente evidencia para planificar y construir políticas que mejoren la salud de las mujeres embarazadas y de los recién nacidos.

También se ha planificado que todos los Estados tengan y controlen sus comités. En el Estado de Bauchi, el Mecanismo de Responsabilidad fue el encargado de evaluar los ensayos que escribieron los jóvenes, juzgar y otorgar los premios a los ganadores que se entregaron el 6 de octubre del 2015 en la Secretaría de la Unión de Periodistas de Nigeria, en Bauchi. El evento coincidió con una reunión que tuvo el Mecanismo de Responsabilidad del Estado con el Gobernador, Mohammed A. Abubakar, para pedirle que empleara más parteras para trabajar en todas las salas de maternidad en todos los centros de salud secundarios para garantizar una atención calificada del parto en el Estado, debido a que su presencia en las instalaciones sanitarias es muy baja. La encuesta demográfica y de salud de Nigeria (NDHS) de 2013 indicó que sólo el 16,9% de los nacimientos en el estado de Bauchi tuvo lugar en los centros de salud, frente al promedio nacional del 35,8%.

La ganadora del concurso de ensayo, Hadiza Ibrahim, una estudiante del Hospital Universitario Abubakar Tafawa Balewa de Bauchi, describió en su ensayo acerca de lo que el gobierno debería hacer para mejorar la salud materna y neonatal en el Estado.

El Dr. Ashiru Abubakar, que fue uno de los primeros campeones juveniles de MamaYe en Nigeria, presentó el premio del concurso de ensayo para el primer puesto. Les dijo a los jóvenes que continuaran defendiendo la supervivencia de las madres y los bebés y les animó a no esperar ningún premio o reconocimiento para contribuir a salvar vidas.

En su discurso, la Secretaria de Estado de Gestión del Conocimiento y Comunicación, Bulak Afsa, dijo a la reunión que el concurso de redacción de ensayos implicaría a los jóvenes en un compromiso positivo con los post-aspirantes políticos en las campañas electorales de 2015 dándoles la oportunidad de agregar sus voces a la toma de decisiones en lugar de la participación habitual en la violencia electoral.

Dijo, además, que los jóvenes estaban involucrados en la campaña para el desarrollo de la salud materna y neonatal, por lo que sus escritos se enfocaron en hacer de ésta una prioridad política en la agenda de quienes ganen las elecciones.

Este mismo enfoque ha ayudado a establecer el sentido de exigir derechos de salud y responsabilidad en los jóvenes de los estados de Ondo y Kano. En todos los Estados, se han contratado más de 300 estudiantes, involucrado más de 20 profesores y numerosos periodistas.

Es enorgullecedor que un número cada vez mayor de jóvenes participen activa y positivamente en la toma de decisiones sobre el desarrollo de la salud materna y neonatal y que orienten su vida criando a sus familias sabiendo que pueden hacer las preguntas correctas sobre su salud y que pueden exigir sus derechos sanitarios a los formuladores de políticas públicas.

Es el momento de que Nigeria cambie de ser el país con el segundo mayor número de muertes maternas e infantiles a ser un lugar seguro, donde cualquier mujer pueda sobrevivir a un embarazo, a su parto  y donde cualquier recién nacido tenga la oportunidad de sobrevivir a su nacimiento.





Caricatura de Bonil, publicada en diario EL UNIVERSO el día domingo 12 de marzo del 2017


El Baby Café

Foto de Bob Zimmerman


El Baby Café es un lugar en donde las mamás que tienen preguntas sobre la lactancia materna pueden pedir ayuda y apoyo.

Una guía de lactancia materna está disponible ahora en el nuevo Baby Café de la ciudad norteamericana de Buffalo, en el estado de New York, en donde un grupo de lactancia se encuentra apoyado por profesionales y está abierto dos veces al mes en el Wright County Heritage Centre & Historical Society. Se inició con el apoyo del Hospital de Buffalo, del Wright County Public Health y del Student Health Insurance Plan (SHIP, por sus siglas en inglés).

Este lugar proporciona un ambiente donde las madres pueden sentirse confiadas discutiendo acerca de la lactancia materna, incluso con otras mamás. Se anima a los participantes a hablar libremente, compartir sus conocimientos y hacer preguntas sobre la lactancia materna.

"Vengo al Baby Café y puedo conectarme con otras mujeres que están en una situación similar a mí", dijo Lyndsey Nikula, que tiene un hijo recién nacido.

El primer Baby Café comenzó en Inglaterra en el año 2000. El concepto llegó a los Estados Unidos en el 2006. En el 2008 fue introducido en la Asociación Internacional de Consultores de Lactancia en Las Vegas. Ahora hay Baby Cafés en 12 estados de E.U.A.

Un Baby Café apoya todas las etapas de la lactancia materna en ambientes profesionales pero no clínicos. En Minnesota, además de la nueva ubicación en Buffalo, hay Baby Cafés en Pipestone, Rapids Coon, Maple Grove, Lake City y St. Paul. Están abiertos a cualquier persona interesada en descubrir cómo amamantar apropiadamente, incluyendo madres y mujeres embarazadas, sus parejas y familiares.

Apoyar la lactancia materna es una manera de demostrar nuestro compromiso con la comunidad  –dice Amanda Duerr, enfermera gerente del Centro de Nacimiento en el Hospital Buffalo.

Las investigaciones muestran que los bebés amamantados tienen menos riesgo de sufrir infecciones respiratorias, diarreicas, asma y obesidad, y que las madres que amamantan tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes, cáncer de mama o de ovario.

"Apoyar la lactancia materna es una forma en la que podemos demostrar nuestro compromiso con la comunidad", dijo  Duerr.

"Hay tantos beneficios para la lactancia materna", comentó Duerr, "pero muchas nuevas mamás no saben sobre ellos y se van a casa sin sentirse cómodas y seguras acerca de la lactancia materna. Las primeras dos semanas con un nuevo bebé pueden ser muy difíciles y experimentar dificultades abrumadoras y agotadoras para ajustar los nuevos tiempos. Algunas nuevas madres suelen renunciar a sus objetivos de lactancia porque no entienden los beneficios y no tienen a nadie a quien preguntar.

Ahí es donde un Baby Café puede proporcionar apoyo.

"Este Baby Café es el único en el condado y nos encantaría expandirlo para que todas nuestras nuevas mamás puedan encontrar apoyo para el amamantamiento libre, oportuno y efectivo", dijo Mikaela Robertson, coordinadora del SHIP del Condado de Wright.



 

viernes, 10 de marzo de 2017

Alianza País se enfoca en la prevención en salud; CREO busca replantear todo el sistema











Por Elena Paucar Redactora de Diario EL COMERCIO, 10 de marzo del 2017.

La ‘revolución en salud’, como bautizó el Gobierno a su gestión en este sector, ha estado marcada por el aumento de la infraestructura, del personal médico, de derivaciones a clínicas privadas y por otros hitos como la atención de enfermedades catastróficas.

En el resumen de la ‘Década ganada’, que recoge la gestión del régimen desde el 2007, se enumeran algunos de estos avances, como contar con 4.081 establecimientos de salud hasta el 2015, el 83% en el sector público; y un presupuesto devengado de USD 16.300 millones en 10 años.

Pero hubo tensiones. Las sanciones a la mala práctica profesional, del Código Orgánico Integral Penal (COIP), y el decreto para fijar la jornada de 40 horas semanales, del 2012, causaron malestar en el gremio de médicos.

Para Ricardo Loaiza, magíster en Gerencia en Servicios de Salud de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, es indiscutible que el sector ha recibido la mayor inversión de la historia. Pero nombra retos.

Así: fortalecer la entrega de medicamentos de calidad, ampliar el acceso al servicio en zonas rurales, potenciar la medicina preventiva, mejorar el nexo con lo privado y concretar la oferta de universalización del servicio y de la protección a través de la seguridad social. Entre las cifras positivas se destaca el aumento de salubristas. Según datos del INEC del 2015, en el país hay 18 médicos por cada 10 000 habitantes. Para la OMS deben ser 23.

El cierre de las especialidades médicas en las universidades generó un déficit. El decano de la facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Guayaquil, Jorge Daher, dice que ese obstáculo se superó. En ese centro de estudios, donde se gradúan 850 médicos, ya ofertan nueve maestrías y 22 especialidades.

Las propuestas de los candidatos

En el programa de gobierno de Alianza País, las propuestas de salud se incluyen en el capítulo ‘Revolución social’. Se recalcan los avances en infraestructura y acreditación internacional de hospitales públicos, logrados en 10 años.

También se enfoca en colocar a la prevención en el centro del Sistema Nacional de Salud Pública (ahora, el 61% de la atención es curativa). Y apunta a reforzar el sistema de medicina familiar y comunitaria, a más de formar comités de usuarios para una veeduría. El plan menciona la consolidación de la Red Pública Integral de Salud, al integrar los servicios del Ministerio con los de la seguridad social. Y habla de impulsar la producción de fármacos y el uso de genéricos”.

Gran parte de los ofrecimientos se dirige a niños y adolescentes. Hace un año, el presidente Correa calificó a sus políticas de combate a la desnutrición como “uno de los grandes fracasos”. Según cifras que mencionó, de 752.243 niños atendidos y registrados en el sistema, el 20,8% tiene desnutrición crónica. El plan da un peso importante al deporte y a la recreación.

De su lado, la alianza CREO-SUMA busca “replantear el sistema de salud”. Reconoce que en los últimos años hubo un importante gasto y menciona la gratuidad, que aumentó la demanda de servicios (se pasó de 20,3 millones de consultas en el 2007 a 42,5 millones en el 2015).

“En muchos lugares, los niños son los más perjudicados. En muy pocas ocasiones se accede a la atención demandada en ese momento y de calidad, y atienden solo ocho horas diarias, por lo que las personas van al hospital”. Critica la desnutrición infantil y sus niveles de morbilidad. Planea dotar de equipos a más de 3.000 dispensarios, centros y subcentros, construir 200 centros más, reducir en 50% los tiempos de espera en la atención primaria y premiar el esfuerzo de médicos.

También ofrece mejoras en infraestructura, que se ejecutarán tanto en el sector público como privado. Guillermo Lasso ha hablado de una Ley de Zona Franca, para liberar del impuesto a la renta de por vida a las nuevas inversiones en nuevas clínicas y hospitales.

Así -explicó- se cubrirá el déficit de 8 000 camas en los centros y, a cambio, se entregará un 20% de la capacidad instalada para atender gratis a benefi­ciarios del Bono de Desarrollo Humano. Esto, en la oferta de acceso universal a la salud que espera alcanzar un país “que previene las enfermedades”.