lunes, 22 de junio de 2020

SARS-CoVID-2: la transmisión vertical nos respira en la oreja

La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado junto al Comité Estatal para para la Seguridad en Salud y el Comité Asesor realizan un estudio profundo del inédito caso de unos trillizos nacidos prematuramente el día 17 de junio de este año en el Hospital Central "Dr. Ignacio Morones Prieto" de San Luis Potosí, México, que contrajeron CoVID-19, pero cuyos padres son asintomáticos aunque están a la espera de los resultados.

Mónica Liliana Rangel Martínez, secretaria de Salud, señaló que no existe literatura científica sobre estos casos por lo que se aplica un estudio a fondo, dado que el contagio por coronavirus aun se encuentra bajo investigación.

Este es el segundo caso que ocurre en la entidad con características similares pues, anteriormente, se había detectado CoVID-19 en un bebé de apenas dos días de nacido. En este evento, en cambio, los tres menores fueron detectados al aplicárseles, por protocolo, la prueba al momento de nacer.

Las autoridades sanitarias buscarán establecer de qué manera pudo haberse originado el contagio, aún cuando los padres que no se muestran sintomáticos ya se encuentran debidamente aislados a la espera de confirmar su estado virológico a través de las pruebas recientemente aplicadas para saber si son casos positivos.

El pronóstico que se les ha dado a los trillizos se mantiene como reservado y en vigilancia permanente debido a su vulnerabilidad, aunque se informó que dos de ellos se encuentran estables en tanto el tercero se encuentra delicado al cursar una neumonía.




El año que vivimos peligrosamente


FUENTE: https://www.pictoline.com/timeline/2020/06/16/11hrs41min02sec?lang=es&dir=prev&bg=f95a56

jueves, 4 de junio de 2020

En Ecuador la pandemia no es exclusivamente viral, parece ser profundamente moral

Personal del área de cuidados intensivos del Hospital Quito Sur del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en Quito, Ecuador


Cientos de irregularidades en compras de material médico descomponen los tres niveles de la Administración. Hay 17 detenidos, entre ellos el expresidente Bucaram.

El coronavirus ha dejado una herida expuesta en Ecuador, que se suma a las deficiencias del sistema de salud pública para enfrentar una epidemia sanitaria que suma casi 41.000 contagiados y 3.486 fallecidos (cifras oficiales). La corrupción ha infectado los tres niveles del Estado: central, provincial y municipal. En los casi tres meses que lleva el decreto presidencial de estado de emergencia, que agiliza la contratación pública relajando los controles previos, se han destapado cientos de irregularidades en la compra de materiales médicos como mascarillas, pruebas de la covid-19 o bolsas para transportar cadáveres. La Fiscalía ha iniciado al menos 141 investigaciones relacionadas con la epidemia, la Contraloría está examinando el uso de dinero público en cerca de 200 contratos y han sido descabezadas instituciones públicas como la Seguridad Social o la Secretaría General de Riesgos. Las pesquisas han derivado esta semana en un megaoperativo entre Quito y Guayaquil, la capital y la ciudad más golpeada por el coronavirus, con el resultado de 37 allanamientos y 17 detenciones, entre ellas, la del expresidente Abdalá Bucaram y la de la máxima autoridad del Gobierno provincial de Guayas.

La primera alerta saltó apenas dos semanas después de que el Gobierno de Lenín Moreno decretara el 17 de marzo el estado de excepción, suspendiera las clases y la jornada laboral e impusiese toque de queda para que los ecuatorianos permaneciesen aislados en sus casas. En esos días, el Registro Civil anotaba ya medio millar de defunciones diarias en Guayaquil —cuando el promedio normal es de medio centenar al día—, y los hospitales se llenaban de pacientes. A la vez, el portal oficial de compras públicas reflejaba un contrato, bajo modalidad de emergencia, de un millón de dólares en el que el Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IESS) estaba dispuesto a pagar 12 dólares por mascarilla, cuando el precio de mercado era de cinco dólares. La transacción le costó el puesto al director del IESS, a los responsables de la adquisición y, finalmente —tras dos meses y dos renuncias— al representante del Ejecutivo en el Seguro Social, Paúl Granda.

Era el primer alto cargo del Gobierno que resultaba salpicado. Le siguió diez días después Alexandra Ocles, la directora de la Secretaría de Riesgos encargada de coordinar las medidas de emergencia, al renunciar por las acusaciones de haber pagado sobreprecio en las bolsas de comida que está entregando el Gobierno como ayuda social a las familias con menos recursos. Comenzó entonces a brotar un sinnúmero de procesos contractuales cuestionados por irregularidades que han puesto en la mira de la Contraloría General del Estado —el órgano que revisa el buen uso de recursos públicos— a 13 Gobiernos provinciales, 48 municipales y a 111 hospitales y casas de salud públicos.

Uno de los hospitales de Guayaquil que recibía a los enfermos de la CoVID-19 y a los miles cadáveres que se recogieron en las calles en las primeras semanas compró 4.000 bolsas para envolver y transportar cuerpos por 148 dólares cada unidad, pese a que las clínicas privadas y Criminalística de la Policía adquirían fundas similares a 12 dólares, según reprochó Jorge Wated, el responsable designado por el Gobierno para solucionar la crisis mortuoria que vivió Guayaquil entre marzo y abril. Pese a que el Seguro Social aseguró haber respetado las normas de contratación y haber elegido la oferta más barata de los proveedores, la Policía y la Fiscalía coordinaron un operativo que se saldó con 16 detenidos. La empresa que vendía esas bolsas de cadáveres es la misma que ofreció 167.000 dólares en mascarillas, gafas y trajes de bioseguridad a la Empresa Municipal de Agua Potable y Saneamiento Quito y por cuya sospecha la Fiscalía allanó esta semana las bodegas del ente municipal en busca de indicios de peculado. Una semana antes, el alcalde quiteño, Jorge Yunda, separó a su secretario de Salud para desmarcarse de las sospechas en la compra municipal de 100.000 pruebas PCR.

En paralelo al operativo de Quito, la policía detuvo este miércoles en Guayaquil al prefecto de Guayas, Carlos Luis Morales que terminó con grillete electrónico, prohibición de salir del país y cargos penales por tráfico de influencias en la contratación de material de protección para el personal del Gobierno provincial. También fue detenido el expresidente Bucaram en el allanamiento a su vivienda, donde la policía encontró 4.000 cajas de mascarillas y 2.000 pruebas de la covid-19 que la Fiscalía relaciona con las pesquisas en los hospitales del IESS.

La misma Fiscalía había anunciado dos días antes de la intervención que reforzaría el equipo de investigadores creando una fuerza de tarea para la avalancha de casos derivados de la epidemia de coronavirus y para garantizar la imparcialidad en los procesos locales. El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, que calificó de “miserables” a quienes se aprovechaban de la emergencia sanitaria, anunció a finales de mayo dos reformas legales para endurecer las sanciones a la corrupción que aún no han tomado forma.


 

lunes, 25 de mayo de 2020

Acerca de convertirse en un médico de la peste

Grabado del Doctor de la Plaga, Paul Fürst, 1656

Luke Fildes - The Doctor (1891)

Thomas Eakins - The Gross Clinic (1875)

Por Mark Earnest, M.D., Ph.D.

Vislumbré por primera vez a un médico de la peste hace años, en un grabado enmarcado en la pared de una tienda de regalos veneciana. La imagen era macabra: una siniestra figura enmascarada envuelta en una túnica oscura. La cabeza estaba cubierta con un sombrero de ala ancha con una corona plana. La característica más llamativa era la máscara, con sus ojos de anteojos y su extraño pico puntiagudo. Las manos estaban representadas con uñas largas y curvas. Una mano agarraba un bastón. He visto representaciones similares docenas de veces: el médico de la peste es uno de los trajes más habituales en el Carnaval de Venecia y un personaje común en la comedia del arte.

El médico de la peste está en marcado contraste con la mayoría de las otras imágenes icónicas de la medicina. ¿Dónde están la dedicación y la devoción del hombre sentado en vigilia al lado de la cama de un niño en la pintura clásica de Sir Luke Fildes "El Doctor"? ¿Qué pasa con la competencia y el mando retratado en el cirujano erecto que examina el quirófano en "The Gross Clinic" de Thomas Eakins? No hay nada inspirador o reconfortante en la imagen del médico de la peste. La figura parece venir directamente de una pesadilla.

A pesar de su temible apariencia, el disfraz del médico de la peste, el "equipo de protección personal" de la Edad Media, tenía un noble propósito. Estaba destinado a permitir a los médicos cuidar de forma segura a los pacientes durante la Peste Negra. El pico estaba relleno de hierbas aromáticas o rociado con perfume para combatir el hedor que se creía era la causa de la peste. La túnica encerada pretendía ser igualmente protectora. El bastón determinó qué tan lejos estaría el médico del paciente y le permitía examinar a los pacientes desde esa distancia.

Nunca tuve mucha simpatía por el médico de la peste. Para mí, la imagen representaba el triunfo del miedo y la superstición sobre los impulsos más nobles que esperaba que me condujeran en un momento de crisis. ¿Cómo podría un médico ponerse un disfraz tan aterrador para acercarse a un paciente que sufre o está muriendo? ¿Y el bastón? Formalizar una distancia entre médico y paciente parecía atroz; pinchar al paciente con un bastón como medio de examen era impensable.

Un martes por la mañana de marzo, me paré por primera vez frente a la puerta de un paciente que sospechaba que tenía CoVID-19. Llevaba dos capas de guantes, una bata, una mascarilla N95 y gafas. Mientras tomaba su historia y la examinaba, sentí una oleada de culpa y la sensación de que estaba traicionando algo importante. Era un traje que me dificultaba caminar, y me hacía irreconocible debajo de un pesado equipo que no era para la protección del paciente sino para la mía.

Me presenté e inmediatamente me metí en la coreografía familiar y cómoda del examen físico y de la historia clínica. ¿Cuándo comenzaron los síntomas? ¿Cuál fue el primer indicio de que no estaba bien? ¿Qué vino después?

La intimidad habitual de un examen había desaparecido. Sondeé su cuello a través de los mismos guantes azules que presionaron mi estetoscopio contra su pecho y coloqué el oxímetro en su dedo. Se sentía cruel e indiferente tratar a esa persona como a un peligro biológico ambulante y, sin embargo, eso era exactamente en ese momento. Durante toda la semana, habíamos estado revisando y revisando los protocolos de aislamiento para pacientes con síntomas como el de ella y capacitando a nuestro personal para ponerse y quitarse el equipo de protección personal de manera segura. Había visto venir este momento durante semanas. Estaba bien preparado, pero debajo de lo que esperaba estaba mi calma, mi exterior medido y la rutina reconfortante de una evaluación que hice mil veces, esta interacción se sintió diferente.

Había hecho los cálculos. Por lo que pude deducir, un hombre sano de mi edad con CoVID-19 tiene un riesgo de muerte de aproximadamente el 1%. La mayoría de los modelos predicen que entre el 40 y el 60% de la población mundial se infectará. La tasa de infección entre los trabajadores de la salud probablemente será más alta. Combinando mi riesgo con el de mi esposa en un cálculo de fondo, calculé conservadoramente que el riesgo específico de muerte de CoVID-19 de nuestra familia era un poco más del 1%. Aproximadamente 1 de cada 100 posibilidades de que uno de nosotros no vea a nuestra hija graduarse de la escuela secundaria el próximo año. Aunque estos no son números de ruleta rusa, nunca en mi vida había tomado un riesgo consciente con 1 de cada 100 probabilidades de muerte.


Entonces, sí, una sensación de presentimiento era parte de lo que se sentía diferente en esa sala de examen; tal vez "miedo" sería una palabra más honesta. Sin embargo, si pudiera medir el miedo en la habitación, el de mi paciente sería logarítmicamente más alto que el mío. Sentada allí con ella, sentí algo más: propósito. Ella estaba necesitada y yo podía ayudarla. Mientras el miedo se sentía extraño, el resto no. Estaba en el lugar correcto.


Cuando terminé mi evaluación, compartí mis pensamientos con ella y con su esposo. Ella bien podría tener CoVID-19. Lo probaríamos, pero podríamos no conocer los resultados durante una semana. La buena noticia era que estaba bien. Era muy poco probable que ella necesitara ser hospitalizada. Hablamos sobre las señales de advertencia que ella debe vigilar y cómo debe ponerse en cuarentena en su casa. Revisamos los pasos que su familia debería tomar para cuidarse a sí mismos para evitar contraer la enfermedad o para evitar infectar a otros si ya estaban infectados. Cuando terminamos, ella me miró por encima de su máscara y dijo: "Gracias. Gracias por estar aquí. No puedo imaginar que esto sea fácil para ti, y quiero que sepas lo agradecida que estoy ".


Esa noche, mientras me revolvía inquieto en mi cama, imaginé cómo habría sido cuidar a los pacientes durante la Peste Negra. Me di cuenta de que había sido demasiado duro con mis predecesores de la Edad Media. Un médico de la peste del siglo XIV enfrentó riesgos mucho más altos que los míos. De los 18 hombres registrados como médicos de la peste en Venecia en 1348, cinco murieron. Doce huyeron. Apenas puedo imaginar lo horrible que debe haber sido vivir en una ciudad aterrorizada por la peste bubónica. Quizás mi error fue imaginar que los pacientes estaban más asustados que consolados por la llegada de una figura tan temible. Tal vez eso sea incorrecto, tal vez los pacientes se sintieron cómodos de que alguien tuviera el compromiso de dejar a un lado su propio miedo y acudir a ellos en el momento de necesidad. Quizás solo estaban agradecidos de que ya no sufrían solos.


Una víctima rápida y clara de esta pandemia es la intimidad de la atención al paciente. Nos miramos detrás de máscaras y pensamos, conscientemente o no, en la estela infecciosa que cada uno de nosotros deja atrás. Nuestras clínicas y salas se sienten peligrosas y la amenaza de contagio se cierne sobre todo. Ahora estoy resignado a estas realidades e intento dejar de lado la culpa que siento detrás de la máscara y el vestido. Es suficiente estar presente, compartiendo este riesgo mortal con mis pacientes. Ahora puedo ver que una cara enmascarada es mejor que ninguna.