martes, 24 de mayo de 2016

34 años del Enrique Garcés


domingo, 22 de mayo de 2016

Libre de 40 años de cárcel



Por Jan Martínez Ahrens



Sufrió un problema obstétrico y fue denunciada por los médicos que la atendieron.

Cuatro años ha tardado María Teresa Rivera en ver el final del túnel. En 2012 fue condenada a 40 años de cárcel por un aborto sufrido en casa. La despiadada sentencia, símbolo de la durísima legislación antiabortista en El Salvador, ha sido ahora anulada. El juez, tras un largo proceso de apelación, admite que “hubo debilidades en la autopsia realizada al cadáver” y que se carecían de “elementos probatorios que determinaran que fuera ella la que le quitara a la vida a su hijo”.

La liberación de Rivera, de 32 años, supone el fin de una pesadilla que se inició el 24 de noviembre de 2011 en el municipio de Mejicanos. La mujer, debido a un “problema obstétrico”, perdió al feto, de 21 semanas. La hemorragia la dejó tirada en el cuarto de baño, donde fue descubierta por su suegra y llevada al hospital. Los médicos, a los que también pone en la diana la ley salvadoreña, dieron parte a la policía. Un mecanismo infernal se había puesto en marcha.

Al tratarse de un hecho extrahospitalario, la fiscalía dejó fuera la imputación por aborto y directamente la acusó de asesinato (homicidio agravado). 40 años de cárcel. Pese a la oleada de protestas internacionales, el 27 de julio de 2012 el tribunal dictó sentencia. Ahora, cuatro años después, da marcha atrás.

La revocación de la condena ha sido aplaudida por las organizaciones que luchan por acabar con la implacable persecución del aborto en El Salvador. “La liberación de Rivera es un paso adelante en un país donde las mujeres son tratadas como ciudadanas de segunda clase”, señaló en un comunicado Amnistía Internacional. “Es una luz de esperanza para las mujeres juzgadas irresponsablemente”, dijo a Efe la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

En El Salvador, uno de los países con mayor tasa de embarazos adolescentes de Latinoamérica, el aborto está prohibido en cualquier circunstancia. Da igual que la vida de la madre corra peligro o que la gestación sea debida a violación o incesto. La pena mínima es de ocho años y la máxima 50 años. En una década, se han emitido más de un centenar de condenas. La rigidez legislativa es tal que en 2013 el Tribunal Supremo rechazó la petición de aborto de una mujer de 23 años, gravísimamente enferma y con un feto anencefálico (sin cerebro), y obligó a practicar una cesárea. La criatura murió, como habían alertado los médicos, a los pocos días.


 

jueves, 12 de mayo de 2016

sábado, 30 de abril de 2016

El último Pediatra de Alepo murió en un ataque aéreo contra un hospital sirio


El Dr. Muhammad Waseem Moaz en Alepo en febrero del 2016


El Dr. Muhammad Waseem Moaz murió en un ataque aéreo que afectó al Hospital de Médicos Sin Fronteras en Siria el 27 de abril del 2016. Era el último Pediatra que seguía trabajando en la devastada ciudad siria de Alepo.

El organismo internacional Médicos Sin Fronteras confirmó oficialmente que el Dr. Muhammad Waseem Moaz, de 36 años, murió cuando una bomba golpeó el Hospital Al Quds en torno a las 10 p.m. del último miércoles. Al menos 50 personas murieron en ese ataque contra el edificio situado en el barrio de Al-Sukkari.

En un emotivo homenaje en Facebook, su amigo y ex colega, el doctor Hatem describe a Moaz, (que había trabajado en Al Quds desde 2013) como "el médico más amoroso de nuestro hospital." "Fue muy amable y solía bromear mucho con todo el personal," se lee en su tributo.

Hatem, director del Hospital de Niños de Alepo, dijo que Moaz se vio envuelto en el ataque aéreo durante el turno de emergencia en el que habitualmente trabajaba con el fin de ayudar a más civiles. "Era importante para toda la ciudad de Alepo liberada", dijo un portavoz de la Asociación de Médicos Independientes. "Era el único que tenía una especial cualificación, por lo que no sólo era un médico, sino un instructor de médicos."

"Él no había visto a su familia en Turquía desde hacía ya cuatro meses, pero siempre solía decir, 'Voy a permanecer en Alepo.' Era un hombre valiente que se negó a salir de la ciudad bajo ninguna circunstancia", añadió la declaración de la organización no gubernamental.

Aitor Zabalgogeazkoa, un representante de Médicos Sin Fronteras que encabezó el equipo de esta organización en Alepo en 2014, dijo que Moaz se comprometió a ayudar a los niños de la ciudad en las circunstancias más terribles. "Se mantuvo en marcha, siempre estaba allí y siempre preocupado por las necesidades de la gente trabajando en condiciones que ni siquiera podemos imaginar" dijo.
 
Un portavoz de Médicos Sin Fronteras dijo que a pesar de que no podían confirmar que Moaz era efectivamente el último Pediatra de alto nivel en la ciudad, sabían que era uno de los últimos trabajando en la zona. "La pérdida de su vida es una tragedia terrible y tendrá un impacto devastador en esta situación ya de por si crítica".

Rami Abdel Rahman, jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR), dijo a la BBC que Moaz fue el último Pediatra de alto nivel en la parte controlada por los rebeldes de la ciudad. La organización, con sede en Londres, dijo que más de 100 personas han muerto en la última semana en la ciudad.

El hospital bombardeado también se afectó en su atención obstétrica. Era el único hospital que funcionaba en las zonas controladas por los rebeldes que tenían una unidad de cuidados intensivos cardíacos de 24 horas. Moaz fue uno de los ocho médicos y 28 enfermeras que trabajaban en la instalación.

Muskilda Zancada, jefe de la misión en Siria de Médicos Sin Fronteras, advirtió que "el cielo se está cayendo en Alepo." "El ataque contra el hospital Al Quds ha destruido uno de los últimos lugares en Alepo en el que aún se podía encontrar la humanidad", dijo. "Alepo es ya una cáscara de lo que lo era antes, este último asalto parece decidido a eliminar siquiera eso."

No está claro quién lanzó el ataque, pero fuentes locales han culpado a cualquiera de los aviones de combate sirios o rusos, un reclamo rechazado por el ejército sirio a la BBC.

Tras el ataque, una coalición de los médicos que siguen trabajando en Alepo publicó una carta recordando a su colega como "el más valiente y la más amable de las almas, cuya devoción por el tratamiento de las víctimas más jóvenes de esta guerra era sin precedentes."

Moaz de fue descrito como "uno de los mejores pediatras que quedaban dentro de Siria" y su muerte como "un recordatorio letal de que los que atacan Alepo no tienen ninguna consideración por la santidad de la vida o de la humanidad."

"Los médicos que trabajan en la primera línea de la guerra en Alepo vieron el cese de las hostilidades que fue negociado en febrero con escepticismo". "Durante la última semana, nuestros peores temores fueron llevados a casa en las circunstancias más terribles. La ciudad está sangrando".

Horas después del ataque, había informes de que se estaban sacando a personas de los escombros. Antes, el concejal Bara Abu Saleh había dicho que la ciudad era "como el Apocalipsis."

En tanto, funcionarios de EE.UU. y Rusia acordaron un "régimen de silencio" de 48 horas en el país a partir de la medianoche del viernes.

A raíz de los últimos ataques y del alto el fuego parcial, 80 organizaciones internacionales y sirias lanzaron un comunicado urgente pidiendo a Barack Obama y a Vladimir Putin instruir a su personal diplomático para "salvar lo que queda del acuerdo de cese de hostilidades." "La violencia en Siria ha aumentado de manera alarmante, según los informes, tomando en promedio una vida cada 25 minutos en las últimas 48 horas. No podemos dar la cara a esta catástrofe ", dijeron.