viernes, 3 de julio de 2015

España: murió el niño de 6 años contagiado de difteria tras casi un mes hospitalizado


El niño de 6 años de Olot (Girona), enfermo de difteria y hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona desde el 30 de mayo del 2015, murió la madrugada del 27 de junio del 2015 a causa de esta enfermedad, de la que no estaba vacunado; el conseller de Salud de Cataluña, Boi Ruiz, dijo que "tan víctimas son los niños no vacunados como los padres que deciden no vacunarlos".

Fue el primer caso de difteria diagnosticado en España en los últimos 28 años. Tenía afectadas las funciones respiratoria, cardiaca y renal por la toxina de la difteria, necesitaba respiración asistida, estaba conectado a un riñón artificial y llevaba varios días con circulación extracorpórea.

Este caso de contagio de difteria desató en las últimas semanas la polémica por la negativa de los padres a vacunar al menor, lo que provocó su infección.

Boi Ruiz admitió en rueda de prensa que, "aunque no haya riesgo cero con las vacunas, tampoco eso debe ser utilizado para transmitir un falso mensaje en favor de no vacunar", y se refirió de manera especial a "a aquellas personas que hacen declaraciones públicas poniendo en cuestión la eficacia de las vacunas".

Según el conseller, "el niño falleeció por todas las complicaciones, lesiones y fallos orgánicos ocasionados por la difteria" e informó que están a la espera del resultado de una autopsia clínica, que ha sido autorizada por los padres, para incrementar el conocimiento científico en el hipotético caso de que hubiera un nuevo caso.

Defendió la utilidad de esta autopsia, ya que, 28 años después del último caso de difteria en España, las mejores tecnologías con que cuentan actualmente permitirán ver qué efectos produce la bacteria en los órganos y a nivel patológico y, por tanto, un mayor conocimiento de la enfermedad.

El conseller hizo un llamamiento a los padres para que vacunen a sus hijos y lanzó un "mensaje de tranquilidad para los vacunados", al mismo tiempo que invocó: "responsabilidad a todos los que ponen en cuestión la vacunación arguyendo riesgo y poniendo en duda su efectividad, porque no hay debate científico sobre la vacunas".

A su juicio, "es muy triste que haya pasado este suceso en un país desarrollado en el que nadie tiene dificultad para acceder a la vacunación, ya que es universal y gratuita, todo lo contrario de lo que sucede en países en los que no tienen acceso a las vacunas".

El conseller agradeció el apoyo del Ministerio de Sanidad y del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, que facilitó el tratamiento antitoxinas para el paciente de Olot, "aunque tenerlo desgraciadamente no ha sido suficiente".

Ruiz expresó un mensaje de optimismo, ya que los últimos frotis efectuados en Olot han permitido reducir en dos la relación de diez portadores de la difteria registrados en el entorno del niño fallecido y se espera que siga esta tendencia en los próximos días.

En la zona de Olot, el Departamento de Salud estima que hay 47 niños sin vacunar sobre una población escolar de 3.000 individuos.

El conseller anunció que han conversado con el Ministerio de Sanidad para iniciar una campaña en favor de las vacunaciones "más incisiva", pero ha descartado de momento, por su "complejidad" legal, convertir la vacunación en obligatoria.

"Tenemos identificados a los niños que no entregan en los colegios la cartilla de vacunación y sobre esa población incidiremos a principios del próximo curso", avisó.

Además, recordó que ya se han iniciado las gestiones a nivel español y europeo para disponer en un punto centralizado de un banco con antitoxinas para afrontar situaciones de crisis como ésta.

Cerca de un centenar de facultativos y personal de enfermería participaron en el dispositivo de atención al niño fallecido por difteria y a los otros portadores de la bacteria.

Según Ruiz, es difícil determinar cuál ha sido el brote inicial, aunque un estudio de los diferentes casos identificados en Europa podría arrojar luz sobre ese origen en las próximas semanas.


jueves, 2 de julio de 2015

El Hospital Pediátrico Baca Ortiz de Quito recibe acreditación internacional


Este martes 30 de junio de 2015 el Hospital Pediátrico Baca Ortiz de Quito recibió el certificado de acreditación internacional de calidad y seguridad por parte de Accreditation Canada International (ACI).

El Hospital Pediátrico Baca Ortiz obtuvo en su evaluación de cumplimiento un promedio total del 95.20%, por lo que recibió un certificado en nivel Oro. La Unidad de Salud se encuentra ubicada en el centro norte de la capital.

Ecuador es el único país de Hispanoamérica que tiene acreditados internacionalmente sus hospitales públicos. Accreditation Canada International es una organización sin fines de lucro que trabaja con organizaciones públicas y privadas; se encuentra acreditada por la Sociedad Internacional para la Calidad en el Cuidado de la Salud (ISQUA, por sus siglas en inglés), que es considerada la acreditadora de los acreditadores de unidades sanitarias. Solo cuatro organizaciones en el mundo están avaladas por la ISQUA en sus programas de acreditación internacional.

Hasta el momento los hospitales acreditados por ACI son el Hospital Francisco de Ycaza, de Guayaquil, el 20 de noviembre de 2014; Liborio Panchana, de Santa Elena, el 19 de diciembre de 2014; General Docente de Riobamba, el 29 de enero de 2015; Luis G. Dávila, de Tulcán, el 7 de abril de 2015; General Homero Castanier Crespo, de Azogues, el 7 de mayo de 2015; Vicente Corral Moscoso, de Cuenca, el mismo 7 de mayo de 2015; los hospitales Gineco-Obstétrico Ángela Loayza de Ollague y General Teófilo Dávila, ambos de la provincia de El Oro, acreditados el 2 de junio de 2015; y el Hospital de Especialidades Eugenio Espejo, de Quito, que recibió acreditación nivel Oro el 4 de junio de 2015.

Desde mayo de 2013 se desarrolla el proceso de acreditación internacional de 44 hospitales públicos del MSP, con la finalidad de garantizar que estas unidades de salud cuenten con estándares mundiales de calidad, calidez y seguridad.

El Baca Ortiz es el primer Hospital Pediátrico de referencia nacional por su capacidad, eficiencia y diversidad de especialiadades. Cuenta actualmente con 270 camas censables para la atención integral de sus pacientes. La atención es planificada y más de 600 niños y niñas diariamente se benefician de la atención médica de 42 especialidades y subespecialidades que integran el Servicio de Consulta Externa.


FUENTE: http://www.salud.gob.ec/hospital-pediatrico-baca-ortiz-de-quito-recibe-acreditacion-internacional/

jueves, 4 de junio de 2015

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) - El Garrotillo


Este cuadro "…cuyo título original aludía al episodio del hurto de las longanizas recogido en el Lazarillo de Tormes, sería años más tarde rebautizado por el doctor Gregorio Marañón como el “Garrotillo”, nombre con el que se conocía popularmente a la difteria. De la misma manera que el garrote provoca la compresión del cuello, la difteria producía una asfixia lenta por lo que a la enfermedad, en España, se le acabó asociando con esta manera de ejecución". "Posiblemente el pintor se basase en la observación de una práctica bastante común en aquella época. Los adultos intentaban arrancar las membranas con los dedos ante la desesperación que debía provocar contemplar la lenta agonía de los niños, principales víctimas de la infección."