martes, 28 de abril de 2015

La historia de Teddy



Por Andrew Gregory

Esta es la historia del más joven donante de órganos de Inglaterra que salvó la vida de un desconocido sólo momentos después de nacer.

A las 12 semanas de embarazo, Jess Evans (28 años) y Mike Houlston (30 años) recibieron la terrible noticia de que uno de los gemelos que estaban esperando se encontraba terriblemente enfermo y que, si llegaba a nacer, viviría apenas uno o dos días. Mientras asimilaban el desgarrador golpe, Jess y Mike decidieron explorar si existía la posibilidad de continuar con el embarazo y que el niño se convirtiese en un donante de órganos que pudiese ayudar a otras personas.

El martes 22 de abril del 2014, nació el niño que sus padres habían decidido llamar Teddy y vivió alrededor de 100 minutos; en ese tiempo, los médicos realizaron una cirugía pionera para donar sus riñones y las válvulas de su corazón. Apenas tres minutos después de que Teddy murió, se convirtió en el donante de órganos más joven de la Gran Bretaña. Mike dijo: de él: "Vivió y murió como un héroe. Es imposible explicar lo orgullosos que estamos de él". Su madre, Jess, agregó: "A pesar de que no estuvo mucho tiempo con nosotros y vino al mundo sin esperanzas de sobrevivir, estamos muy orgullosos de su heroísmo".

Debido a que es muy raro que los recién nacidos se consideren como donantes, el Dr. Paul Murphy, del Estamento de Sangre y Trasplantes del National Health Service (NHS), describe esta donación como un "momento histórico" y añade: "Cada donación es inspiradora. Es un acto desinteresado de heroísmo. Pero la historia de Teddy es excepcional".

La madre de Teddy recuerda que: "En el momento en que nos enteramos de que íbamos a tener gemelos, se lo comunicamos a todos por Facebook". Mike (que es topógrafo) sonrió: "No nos pudimos detener."

Pero su alegría se convirtió en tristeza en las primeras semanas de embarazo cuando se les dijo que uno de los bebés estaba enfermo. Teddy tenía anencefalia, una rara y fatal condición que impide el desarrollo normal del cerebro y de los huesos del cráneo. Casi todos los bebés con anencefalia mueren antes de nacer o a las pocas horas o días después del nacimiento.

Jess dijo: "Creo que el momento en que finalmente aceptamos la realidad fue cuando acudimos a una exploración ecográfica de 4D". Los médicos ofrecieron a la pareja la opción de abortar pero la pareja nunca lo consideró. Ella dijo: "Pensamos que, incluso si tuviéramos un momento con él, 10 minutos o una hora, entonces ese tiempo era la cosa más preciosa que jamás habríamos experimentado". Como decidieron continuar con el embarazo, estaban decididos que la vida de su bebé no sería en vano y se interesaron en que pudiese donar sus órganos y ayudar a alguien que necesitase un trasplante.

Tal como Jess y Mike descubrieron, la donación de órganos provenientes de recién nacidos es extremadamente inusual. Aun así, la pareja luchó incansablemente para que el nacimiento ocurriese en una unidad especializada.

Ese 22 de abril, primeramente nació Noah y, poco tiempo después, Teddy. Mike recordaba: "La primera vez que lo vi, no podía dejar de pensar: es hermoso, es hermoso". "Tenía las manos grandes". A los 100 minutos de vida, Teddy murió y fue operado para donar sus riñones -que medían 3,8 cm- y sus válvulas cardíacas.

Sus riñones salvaron la vida de un paciente con insuficiencia renal con el que ahora Mike y Jess intercambian cartas. "Nos ayuda mucho saber que el bebé ayudó a otra persona y a los médicos a que se den cuenta de que la donación de órganos de recién nacidos es posible y algo que gente como nosotros puede hacer que suceda."

Hasta ahora, el donante más joven de Gran Bretaña había sido una niña de cinco días de edad, que nunca fue identificada públicamente.

En su primer aniversario, la familia visitó la tumba de Teddy y crearon un perfil de Twitter en su nombre, donde tuitearon: "Feliz cumpleaños Noah!!, hermanos por siempre xxx".

Además de salvar una vida, la generosidad de Teddy y su familia ha provocado cambios en la política del NHS para que sea más fácil la donación de órganos provenientes de bebés que mueren muy pronto luego de nacer.

El Dr. Murphy dijo: "Estos son magníficos logros. Pero el legado de Teddy debe ir mucho más allá de esto". Más de 7.000 personas están en lista de espera de trasplante de órganos en el Reino Unido y tres personas mueren cada día a la espera de un donante.

El problema no es que no sólo no existen suficientes personas inscritas en el registro de donantes sino que, también, el 40% de las familias se niegan a permitir la donación, inclusive cuando su ser querido sí se había registrado.

El Dr. Murphy espera que la historia de Teddy provoque "una revolución en las actitudes del público" y ponga fin a esta "pérdida sin sentido de la vida". Y agregó: "En la entrega de su bebé al equipo de trasplante, Mike y Jess lo hicieron con amor y esperanza y con la convicción absoluta de que estaban haciendo lo correcto". "Al contar la historia de Teddy, se puede exigir que todos, jóvenes y viejos, sigan su ejemplo".

La pareja está dispuesta a alentar a cualquier persona que no se encuentra en el Registro de Donantes de Órganos del NHS para inscribirse y han empezado a recaudar fondos para una organización benéfica, Wish Upon a Star, cuyo objetivo es mejorar los servicios de duelo para los padres que pierden a bebés o a niños.

lunes, 13 de abril de 2015

La Fraternidad en el Siglo XXI

Nada ha sido fácil en la vida de Gabriel, su extrema prematurez y la terrible hemorragia pulmonar que experimentó muy pronto en su vida le condujeron a una severa enfermedad pulmonar que se cronificó y a la que se sumó una traqueomalacia; simultáneamente, los repetidos episodios de isquemia e hipoxia comprometieron grandemente su desarrollo psicomotor. Hoy, luego de 6 terribles meses para él y para sus padres, necesita una traqueotomía para poderlo enviar a casa. Como para nosotros se trata de un procedimiento muy poco habitual, requerimos de ayuda externa. Esta es la respuesta de uno de los probables "benefactores":