jueves, 17 de septiembre de 2015

La difícil elección entre la familia y el trabajo

Fotografía tomada por la antigua aviadora Tara Ruby de soldados en uniforme de camuflaje en servicio activo en el Fort Bliss en El Paso, Texas, Estados Unidos, posando mientras practican la lactancia materna.


Por Emanuella Grinberg, CNN

(CNN) - No había habitaciones de lactancia o espacios reservados para las madres que amamantaban cuando Tara Ruby estuvo en servicio activo en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos entre 1997-2001.

Después del nacimiento de su primer hijo, Ruby recuerda que tenía que ocultarse en oficinas vacías, en baños o en cualquier otro lugar en que podía encontrar privacidad durante 20 a 30 minutos para poder extraerse la leche.

Por este motivo se emocionó muchísimo cuando conoció que el Fort Bliss había abierto una nueva sala de enfermería que cuenta con cómodas sillas, un refrigerador para almacenar la leche y un lavabo, es decir las pequeñas cosas que hacen la gran diferencia cuando se necesita extraerse la leche materna cada ciertas horas.

Lo único que faltaba para hacer que el local fuese más acogedor era un toque de decoración en las paredes desnudas. Ruby, que ahora trabaja como fotógrafa en El Paso, ofreció sus servicios para decorar con fotos la habitación.

Su visión: Retratos de soldados uniformados que amamantan a sus hijos.

"Pensé que sería agradable ofrecer algunas fotografías como un espectáculo adicional de apoyo", dijo. "Ver una imagen como ésta puede ayudar a las madres a entender que es posible ser, al mismo tiempo, un soldado activo y prestar apoyo a sus hijos."

Esto ha producido fotos que están cosechando muchos elogios, debido que sugieren la normalización de la actividad de la lactancia materna en el contexto hipermasculino del ámbito militar.

La Oficina de Asuntos Públicos y el Comando Garrison del Fort Bliss aprobaron el rodaje, dijo un portavoz del Ejército. A través del Grupo Apoyo a las Madres del Fort Bliss (nombre completo: Embarazo y Programa de Entrenamiento Físico Posparto, o P3T, según sus siglas en inglés) Ruby buscó soldados en servicio activo que modelen para sus fotos. Ella pensó que conseguiría dos o tres voluntarias, pero fueron 10 las mujeres que se presentaron un día jueves con botas y ropa de camuflaje llevando orgullosas a sus hijos.

"Creo que es genial que el Ejército está apoyando a las madres en servicio activo", dijo Ruby. "A veces, te encuentras en un punto en tu carrera militar en el que tienes que elegir entre ser un soldado o una madre y una foto como esta ayuda a las mamás para que no tengan que realizar esa elección."

"A través de la guía de mis amigos militares, el Programa P3T, el Comando Garrison y la Oficina de Asuntos Públicos, hemos sido capaces de demostrar que, incluso nuestras mamás uniformadas, pueden mantener la lactancia con sus bebés", dijo. "Esta actividad no las hace menos soldados; creo, por el contrario, que las convierte en aún mejores y más fuertes. 

Cuando se ha cuestionado la "profesionalidad" de las mujeres que practican la lactancia materna con el uniforme, Ruby y un portavoz del Ejército dijeron que no existe una política que impida a las mujeres que amamanten en uniforme, siempre y cuando "mantengan los estándares profesionales."

Según Ruby, tales críticas no son objetivas, porque el Ejército se destaca por mujeres como las que se muestran en la imagen y por el tipo de ideas que esto promueve. La creación de una sala de enfermería muestra que el Ejército toma medidas para poner en práctica tales políticas de apoyo, dijo.

"En términos prácticos, es una cuestión de decisiones", dijo ella: "Las madres necesitan apoyo para que no tengan que elegir entre la familia y el servicio."


domingo, 6 de septiembre de 2015

El Premio al Mejor Proyecto Médico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) del año 2015

video
A simple vista podría parecer una de las cunas de la firma sueca Ikea, con sus planchas de madera apiladas en una caja y sus instrucciones de montaje, pero es mucho más. Es una nueva incubadora de bajo coste que en unos días viajará a la maternidad de Nikki (en Benin) para suplir a las toallas y botellas de agua caliente con las que arropan (y a veces queman) a los bebés prematuros en África.

Alejandro Escario, un joven Ingeniero Informático y de Telecomunicaciones de la Universidad CEU San Pablo de Madrid de 25 años, ha diseñado esta incubadora pensando en los países en vías de desarrollo. El dispositivo es fácil de montar, utilizar y reparar ya que está diseñado con una estructura de madera y pocas piezas de plástico, además de incorporar una parte electrónica. Tiene tres características principales: capacidad para controlar la humedad, para programar la temperatura y para inclinar la cama del niño. El objetivo es crear un producto fácilmente reparable allí, ya que todos los componentes pueden fabricarse en los países de destino. Escario ha recibido el premio al mejor proyecto médico en el Global FAB Adwards 2015, organizado por el Center for Bits and Atoms del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La incubadora modular tiene un precio que ronda los 300 euros, frente a los más de 6.000 (o hasta 60.000) que pueden tener estos dispositivos en los países occidentales. Por eso, Escario aclara que su diseño no pretende sustituir a las incubadoras de las UCIS neonatales occidentales, pero sí será de gran utilidad en entornos de bajos recursos, como el propio Benin.

"Inicialmente íbamos a probar el prototipo en Sierra Leona, pero la epidemia de ébola nos hizo cambiar los planes", admite el joven. Finalmente, y en apenas 15 días, la incubadora viajará por primera vez a África de la mano de la Fundación Alaine, embalada en su pequeña caja con sus instrucciones de montaje. Allí, será el personal de la maternidad de Nikki el encargado de montarla y probarla durante varios meses para transmitir su feedback al equipo de Escario, que espera poder ir mejorando el modelo en futuros prototipos.

De momento, subraya, lo importante es que los planos de la incubadora sean fácilmente reproducibles (y reparables) en cualquier lugar del mundo, incluso por los carpinteros locales de Benin. "Por eso optamos por la madera, porque allí es un material abundante y barato, lo que podría reducir incluso los costes de producción". Esa idea obligó a prescindir del metacrilato y de los tornillos, para que la incubadora pueda montarse fácilmente.

De hecho, Escario desarrolló su idea desde cero en Madrid, comprando él mismo las planchas de madera en una carpintería y cortándolas en el FabLab del CEU, un centro integrado en la red mundial de laboratorios del Center for Bits del MIT. Los planos del diseño están disponibles en forma abierta en la web de esta red, para que cualquier laboratorio asociado (incluidos los 22 que hay en los alrededores de Benin) puedan reproducir de manera sencilla la incubadora.

Sus principales características son, por ahora, la robustez y simplicidad aunque Escario espera que su carácter modular le permita ir mejorando el modelo en el futuro, añadiendo nuevas prestaciones. "Por ahora, y después de consultar con varios pediatras y voluntarios de la fundación, el prototipo es capaz de regular la humedad, la prestación y la inclinación de las patas, para que la cabeza y los pies del niño puedan estar a distinta altura en función de las patologías", explica. Quizás en el futuro se puedan añadir baterías, para solventar la falta de corriente en zonas de pocos recursos, lámparas para la ictericia, control cardiaco, suministro de fármacos...



viernes, 4 de septiembre de 2015

Kiyiya Vuran Insanlik (La Humanidad Varada)

El padre del niño sirio, ahogado en Turquía y cuya imagen se ha convertido en símbolo del drama de los refugiados, rechazó hoy una oferta de asilo de Canadá y pidió al mundo evitar sufrimientos como el suyo y relató la tragedia de su familia.

“He recibido una oferta del gobierno de Canadá para que yo pueda ir allí. Pero, después de lo ocurrido, no quiero ir. Voy a llevarme los cuerpos primero a Suruç (ciudad turca en la frontera con Siria) y luego a la ciudad siria Kobane. Pasaré el resto de mi vida allí”, dijo.

La foto del cuerpo sin vida del niño Aylan Kurdi, de tres años que se ahogó junto con su hermano de cinco años y su madre luego que el barco en que viajaban naufragó la víspera en el mar Egeo, ha dado la vuelta al mundo y suscitado una ola de indignación sobre la situación de los refugiados.

El padre del niño, Abdulá Kurdi, el único miembro de la familia que sobrevivió gracias a que nadó hasta la costa turca de Bodrum, pidió a la comunidad internacional que evite sufrimientos como el suyo y se sensibilice ante la crisis migratoria.

“Quiero que el mundo entero nos escuche desde Turquía, donde hemos llegado escapando de la guerra. Tengo un gran sufrimiento. Hago esta declaración para evitar que otras personas pasen el mismo sufrimiento”, declaró Kurdi.

En declaraciones a la prensa delante del Instituto Forense de la ciudad turca de Mugla, Kurdi relató que sus hijos se le habían resbalado de las manos al hundirse la embarcación que los llevaba de Dodrum a la isla griega de Kos.

“Teníamos chalecos salvavidas pero el barco se hundió porque varios se levantaron. Yo sostenía la mano de mi mujer. Pero mis hijos se me resbalaron de las manos”, dijo a la agencia de prensa Dogan.
“Estaba oscuro y todo el mundo gritaba. Por eso no pudieron oír mi voz ni mi mujer ni mis hijos. Intenté nadar hasta la costa siguiendo las luces, pero no pude encontrar a mi mujer y a mis hijos una vez en tierra. Fui al hospital y ahí me enteré de la amarga verdad”, narró.

Refirió que después de que Canadá rechazó su solicitud de refugio en junio pasado, su familia decidió viajar a Europa sin la ayuda de traficantes de personas, luego de pagar por dos intentos previos fallidos.

La policía turca arrestó en las últimas horas a cuatro traficantes de personas que operaban en la península de Bodrum, en el suroeste de Turquía, donde la víspera fue hallado el cuerpo del niño sirio.
La familia Kurdi que huía desde Kobane, bajo asedio del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde hace meses, era parte de los más de dos millones de refugiados sirios que han llegado a Turquía.

FUENTE:  http://r24n.com.ar/noticia/110512/el-padre-del-nino-sirio-ahogado-pide-al-mundo-evitar-mas-tragedias-de-refugiados